Historia – Cámara de Comercio de Sincelejo.

 

Documentos que datan del año 4000 a.c. hallados en Mari, cerca de la antigua Mesopotamia (hoy, Irak y parte de Irán y Siria), revelaron la existencia de una oficina palaciega que funcionaba como centro de negocios y de relaciones exteriores y que cumplía entre sus objetivos los de defender y promover los derechos de los comerciantes.

 

En esta época surgen las primeras “corporaciones” de artes y oficios, las cuales servían para convocar a todos aquellos que ejercían una misma actividad, organizaban ferias y mercados. Además, crearon los primeros mecanismos disciplinarios de regulación de productos.

 

Más tarde en Italia se reglamentó por primera vez el registro de comerciantes, además, se clasificaron las sociedades en dos categorías: Colectivas y en comandita, con ello surgió el negocio de los bancos y la letra comercial.

La Primera Cámara de comercio aparece en Francia, específicamente en Marsella. Su nombre surge del “recinto” CHAMBRE donde se reunían los comerciantes y manufactureros para proteger sus derechos, promover sus productos y estimular las transacciones.

 

En Colombia, aparecen 57 Cámaras de Comercio, con jurisdicción otorgada por la autoridad competente (Superintendencia de Industria y Comercio), conformada por municipios donde tienen alta influencia.

 

En relación con la Cámara de Comercio de Sincelejo, ésta fue creada por el Decreto Ejecutivo No 472 del 29 de octubre de 1936, a solicitud de los comerciantes de la región que argumentaban las grandes dificultades que se les presentaban en la época para poder hacer sus diligencias relacionadas con respecto al registro mercantil, pues tenían que desplazarse a la ciudad de Cartagena a realizar sus trámites.

 

En sus comienzos, la entidad contaba con un presupuesto de $100 provenientes del Registro de Comercio e inició actividades el 3 de junio de 1937. La Cámara de Comercio de Sincelejo, se ocupó de la promoción del registro público de comercio y de rendir informes al ministerio de la Economía Nacional, atender asuntos del comercio en general, por lo que cumplió con una gran labor de carácter cívico.

 

Todos sus integrantes eran personas que se habían propuesto liderar el progreso de las sabanas. Empresarios con visión de futuro caracterizaban una corporación que los agrupaban, acometían empresas económicas que nunca mas volverían a ver, en tanto impulsaban el desarrollo regional. Firmas como Mecha (MebaraK Chadid) o el Banco de Sabanas, la fábrica de gaseosas o de camisas son suficiente demostración. Campañas para la construcción de aeropuertos o para evidenciar aprovechamientos como el del oleoducto del Catatumbo o las instalaciones del insuperado Packin House, daban sentido de colectividad.

 

En su evolución la Cámara de Comercio de Sincelejo, fue combinando aquella actividad de servicio colectivo con la función registral, esta siempre fue una entidad gremial que en sus inicios no tuvo otra mira que el desarrollo comunitario.

 

Luego, cuando vino la reforma del código de comercio, las cámaras cobraron una mayor importancia, al convertirse en oficinas más eficientes con funciones como la jurídica y la gremial. Eran entonces tres funciones a cumplir por estas entidades, destacándose dentro de las organizaciones de carácter gremial en la comunidad: Función registral o jurídica, función cívica o representativa, función gremial o privada.

 

Pero en la medida en que fue haciéndose más complejo el desarrollo social, estas entidades ampliaron su cobertura. La función promotora como impulsadora del desarrollo, adquirió una mayor dimensión, no se limitó a la ejecución de simples campañas concientizadoras y comprometedoras, sino, que hubo de adentrarse en procesos más efectivos, como el de los estudios e investigaciones económicas, que servirían para orientar la inversión o señalar nuevos derroteros.

 

Las Cámara de Comercio son entidades privadas sin ánimo de lucro que cumplen por delegación del estado la función de los registros mercantiles, único de proponentes, y entidades sin ánimo de lucro y además sirven de órganos consultivos del gobierno.

 

A partir de la expedición del Decreto 741 del 22 de abril de 1976 se le otorgó a la Cámara de Comercio de Sincelejo su jurisdicción definitiva, conformada por los siguientes municipios: Sincelejo, Galeras, La Unión, Los Palmitos, Morroa, Ovejas, Palmito, Sampués, San Benito Abad, Betulia, San Marcos, San Onofre, San Pedro, Sincé, Tolú, Toluviejo, Colosó, Corozal y Chalán. Que en la actualidad estos municipios mas los recién creados de Coveñas y El Roble continúan siendo beneficiarios de los diferentes proyectos y programas de esta entidad.

 

En la última década la Cámara de Comercio de Sincelejo se ha posicionado como una organización privada, gremial, autónoma con credibilidad, transparencia y manejo eficaz de sus servicios. Representa y apoya a los empresarios; para ello, promueve activamente sus negocios, impulsando la iniciativa privada, la libre empresa y prestataria de los servicios de los Registros delegados por el Estado. Para el logro de esto, utiliza nuevas tecnologías, dispone de un esquema organizacional que contribuye al mejoramiento de la productividad y crecimiento del capital humano, de igual manera, guía su accionar cultivando valores cívicos como la ética, la cultura y la conciliación, defendiendo al hombre sucreño y promoviendo la creación de nuevos liderazgos

sello_calidad1    cae    rues    afiliados